ADAPTÁNDONOS AL COVID-19

15 abril, 2020

Sin duda estás últimas semanas han sido, por lo poco, únicas. No creo recordar algo que nos haya cambiado tanto nuestra forma de vida en los últimos 50 años en Chile, ni siquiera en nuestras peores crisis o en las semanas siguientes al terremoto del 2010. Las restricciones a la movilidad y al trabajo, el miedo de compartir con las personas, la preocupación permanente por tus seres queridos y la universalidad del daño, son situaciones que han calado más profundo de lo que hubiéramos pensado.

Afortunadamente, viendo el vaso medio lleno, si algo sabemos en Chile es de catástrofes: terremotos; maremotos; aluviones; erupciones volcánicas, sequías, inundaciones, también epidemias, etc., nómbrenlo y lo hemos padecido. Toda esta ingrata experiencia sin duda nos ha servido, siendo hoy un país mucho más resiliente de lo que pensamos, capaz de adaptarnos rápidamente a estas situaciones extremas y dar golpes de timón para ponernos de pie rápidamente. En el caso de Tinsa, nuestro primer gran aprendizaje lo tuvimos con el terremoto del 2010, cuando tuvimos que levantarnos desde cero, catastrar miles de viviendas y aplicar por primera vez medidas innovadoras para salir adelante.

Actualmente en Tinsa, hemos destinado trabajo remoto para el cien por ciento de nuestros colaboradores, una tarea que afortunadamente logramos llevar adelante de forma inmediata gracias a la apuesta tecnológica de la compañía. Además de estar conectados a nuestros medios tradicionales de comunicación (correo  y teléfono), también contamos con acceso directo a nuestros sistemas de gestión de tasaciones, bases estadísticas, a Incoin Analytics, y otros más, lo que nos permiten continuar trabajando, prácticamente, como si estuviéramos sentados frente a nuestros escritorios.

Por otra parte, estamos procurando la comunicación permanente con nuestros tasadores y clientes, habiendo designado un comité de emergencia que sesiona sagradamente cada día, al igual que los comités operativos por equipo que también se reúnen remotamente de forma diaria. Lo anterior se suma a muchas otras medidas que estaremos llevando adelante durante todo este periodo.

Por supuesto, en estas circunstancias, las inspecciones a inmuebles son muy restringidas. Por lo que hemos decidido adaptarnos rápidamente a este nuevo escenario  disponiendo de un plan de acción especial para mantener la continuidad de nuestro servicio, siendo nuestras bases de datos y tecnología fundamentales para esto. Dentro de este plan podemos destacar:

  • Estimaciones automáticas de valor para propiedades ubicadas en zonas de cuarentena obligatoria.
  • Tasaciones sin inspección para propiedades ubicadas en zonas de cuarentena obligatoria.
  • Tasaciones con inspección exterior, tanto para propiedades ubicadas en zonas de cuarentana obligatoria, como voluntaria.

La experiencia y capacidad para realizar nuestro trabajo bajo extremas condiciones se sustenta en el equipo humano,  tecnología,  información,  diversidad de servicios y capacidad de adaptación de nuestra compañía. No tengo dudas de que si alguno de estos eslabones no fueran lo fuerte que son, el camino sería aún más cuesta arriba.

Por último, quiero aprovechar de enviar un afectuoso saludo a todos nuestros colaboradores, clientes y proveedores, con la esperanza y convicción de que en conjunto lograremos sortear esta crisis, como tantas veces ya lo hemos demostrado en el pasado.