Costo de las viviendas

17 noviembre, 2021

Accede a la nota haciendo clic en el siguiente enlace: https://portal.nexnews.cl/showN?valor=hzfme

El incremento de 75% que ha experimentado el valor de la vivienda en los últimos diez años según la consultora Tinsa, se explica por diversos factores normativos, legislativos, tributarios, de regulación laboral y económicos.

Entre los aspectos regulatorios destaca la disponibilidad limitada de suelo, lo que, sumado a la creciente restricción a la densificación y edificación en altura, ha incrementado el valor del suelo, especialmente en sectores con alto grado de servicios e infraestructura de calidad.

Promover la densificación equilibrada y la construcción en altura sin prejuicios puede ser determinante para reducir el valor del suelo o aumentar su rendimiento, así como para favorecer la calidad de vida de sus habitantes, evitando desplazarlos hacia la periferia.

Por otro lado, la Ley de Aporte Urbano, la Normativa Térmica o los cambios a la Norma Sísmica post 27F afectan, al alza, el costo del inmueble. Normalmente, la aplicación de estas normas impacta en una mejora de calidad de la vivienda o de la ciudad; lo que no siempre ocurre así, pero de todas formas impone un alza de precios. Lo mismo la incorporación del IVA a la vivienda, alza de la tasa de tributación en el Impuesto de Primera Categoría y algunas leyes laborales.

Todas estas modificaciones nacen de buenas intenciones, pero se debe tener en consideración su impacto para que el acceso a la vivienda sea incremental, no decreciente como ha sucedido últimamente. Factores económicos (inflación, alza del dólar, escasez de mano de obra, valor del flete marítimo, del petróleo, acero, etc.), conforman el tercer grupo de causales.

El poder Ejecutivo, el Legislativo y las empresas tienen la responsabilidad de identificar causales y soluciones. Una regulación coherente y multisectorial es la respuesta que nuestras autoridades deben promover, lo que es infrecuente hoy, y se agrava pues su institucionalidad es absolutamente insuficiente y desintegrada.

También se necesita conciencia y responsabilidad de parte de las autoridades para identificar el impacto económico de sus decisiones, entenderlo a cabalidad y comunicarlo transparentemente.

Finalmente, la industrialización y aumento de la productividad es la respuesta que profesionales y empresas del rubro deben potenciar, pues es por lejos la industria más rezagada en este aspecto desde la revolución industrial.

Ad portas de una elección, los ciudadanos tenemos la obligación de elegir líderes que demuestren capacidad, sensibilidad y conocimientos necesarios para abordar los temas de vivienda y ciudad. El espacio público y la vivienda deben ser prioritarios para alcaldes, gobernadores, legisladores y el Ejecutivo, pues el 90% de nuestra población habita en ciudades.

‘Tenemos la obligación de elegir líderes que demuestren capacidad, sensibilidad y conocimientos en los temas de vivienda y ciudad’.