Los nuevos aires del mercado de renta

16 junio, 2022

‘El desarrollo del modelo de multifamily demuestra el alto nivel de madurez y profundidad del mercado inmobiliario chileno y de otras derivaciones como el co-living y student housing. En estos nuevos proyectos vemos una reformulación del producto, para adaptarlos a las necesidades de este modelo, como más metros cuadrados destinados a estacionamientos para bicicletas o espacios para realizar o home office, un recinto que no era común hasta antes de la pandemia y que, desde 2020, se ha vuelto un ‘must’ en varios segmentos’.

Una de las tendencias inmobiliarias más marcadas del escenario pospandemia es el boom en el mercado de arriendos, que se basa en dos factores principales. El primero tiene relación con la dificultad de acceso a crédito hipotecario, desde finales de 2021 y principios de 2022, situación que movió la brecha financiera para la adquisición de vivienda, haciendo que muchas familias posterguen la decisión de compra y opten por la modalidad de arriendo.

El segundo factor es el mayor interés de las inmobiliarias por hacer proyectos de renta, motivados, entre otros, por los mayores esfuerzos financieros que se deben hacer frente al alza de los costos de construcción, que pueden ser asumidos —de mejor manera— en proyectos de largo plazo, capturando —de paso— la demanda de los inversionistas hormigas.

Cabe destacar que esta tendencia surgió con mucha fuerza en países desarrollados, en la década de los 90 y 2000, teniendo mucho sentido el último año, dada la mayor actividad laboral desde el hogar y la menor necesidad de moverse a los centros laborales. Esto es muy relevante, considerando que los grandes fondos de inversión y aseguradoras están tomando fuertes posiciones en los anillos céntricos de las ciudades más importantes, lugares en los que hay actualmente muy pocos propietarios y la mayor fracción de los compradores medios adquieren viviendas en suburbios aledaños a las zonas metropolitanas con mayor actividad.

En este sentido, Latinoamérica empieza a transformar su matriz urbana, abriendo la oportunidad de ejercer un modelo de negocio basado en renta residencial con potencial de crecimiento.

El desarrollo del modelo de multifamily demuestra el alto nivel de madurez y profundidad del mercado inmobiliario chileno y de otras derivaciones como el co-living y student housing. En estos nuevos proyectos vemos una reformulación del producto, para adaptarlos a las necesidades de este modelo, como más metros cuadrados destinados a estacionamientos para bicicletas o espacios para realizar o home office, un recinto que no era común hasta antes de la pandemia y que, desde 2020, se ha vuelto un ‘must’ en varios segmentos.

Es importante destacar que este tipo de proyectos, dada su rotación de arrendatarios cuenta con mayor estándar en sus terminaciones, dando el ‘alto transito’ de estas. Pisos de alto tráfico, artefactos sanitarios de alto estándar, sistemas de control de acceso electrónico, entre otros.

Respecto al futuro, el escenario de los proyectos en venta sigue al alza y genera una oportunidad de crecimiento en el mercado multifamily, donde podemos prever que la demanda por arriendos seguirá en alza, sobre todo el segmento millennial (25-40 años) dado que son casi un 30% de la población en Chile.

Por otra parte, la mayor oferta de arriendos permitirá ocupar mejores posiciones urbanas que son utilizadas, principalmente, por segmentos jóvenes que posponen la adquisición residencial para el futuro y que no busca ‘echar raíces’ en el corto plazo.

Daniela Salazar, Directora de ventas Tinsa.

Fuente: El Mercurio