Renta residencial, inversiones y multifamily

13 septiembre, 2022

Una de las oportunidades de inversión inmobiliaria más marcadas en este escenario post pandemia es el auge del mercado de arriendos, el cual se ve sostenido por la mayor dificultad para acceder a un crédito hipotecario, principalmente desde fines de 2021 y principios de este año. Por: Fabián García, director de Estudios Inmobiliarios de Tinsa.

Una variable predominante durante los últimos meses es el mayor incentivo de las inmobiliarias por desarrollar proyectos de renta, motivado por el interés de inversionistas hormigas que tienen acceso al crédito a capturar ubicaciones en comunas demandadas para la renta, como Santiago Centro, La Florida y La Cisterna, particularmente departamentos de tipologías 1D1B y 2D2B, cercanos a las actuales y futuras líneas del Metro, dada la creciente plusvalía que generan dichos sectores. Otra oportunidad para la inversión son las campañas que han activado diversos desarrolladores para dinamizar el mercado, con facilidades en el pago del pie de una propiedad, el congelamiento de la UF en otros casos, además de descuentos. Por otra parte, algunas inmobiliarias, viendo el creciente interés por el mercado de renta, han incorporado servicios profesionales para simplificar la compra y arriendo de una pro-piedad, todo esto para generar las garantías que buscan los inversionistas en materia de rentabilidad.

Lo anterior se ha visto impulsado por la baja en las tasas de los créditos para la vivienda a un 4,31% en julio, anotando su tercer mes consecutivo a la baja, por lo que es un buen momento para los inversionistas, especialmente si pueden optar a la compra de departamentos con entrega inmediata, ya que les permite rentabilizar antes la inversión.

El mayor desarrollo y crecimiento de las líneas de Metro es un factor crucial para el desarrollo urbano y la inversión inmobiliaria, puesto que las personas privilegian vivir en zonas con acceso a trans-porte público y con buena conectividad. Eso conlleva mayor interés entre los desarrolladores inmobiliarios, ya que, tras un anuncio de un nuevo trazado de la red de tren subterráneo, comienzan a buscar terrenos aledaños para el desarrollo de proyectos inmobiliarios. Lo mismo ocurre con inversionistas y compradores, quienes centran su búsqueda en propiedades insertas en estos sectores, puesto que adquirirán plusvalía y rentabilidad una vez que se acerque la fecha de entrada en operación de las nuevas estaciones.

Si bien las obras de las nuevas extensiones y de las futuras líneas se retrasaron pro-ducto de la crisis social y la pandemia, los beneficios del negocio inmobiliario son tan evidentes que recientemente el presiden-te de Metro, Guillermo Muñoz, anunció que la empresa de transporte público está evaluando entrar al negocio inmobiliario para capturar los recursos necesarios que permitan seguir expandiendo la red. Según el ejecutivo, una vez que se produce el aterrizaje del Metro, se observa un alza entre un 20% y 30% de las propiedades.

“Las plusvalías que se generan en el tiempo ocurren gracias al crecimiento natural de las ciudades, asociado principalmente al desarrollo del Metro. Solo con el anuncio de una línea nueva o de una estación cercana, una propiedad suele subir entre un 10 y un 12% en su valor. Eso pasa, en general, con las temperaturas que se generan alrededor de la adquisición de viviendas cuando hay una línea nueva de Metro”, asegura Según Fabián García, director de Estudios Inmobiliarios de Tinsa.

Conoce la noticia completa en https://kiosco.latercera.com/reader/10-09-2022-especial-1662777554?location=1